20080911

en ruinas como Roma

Tienes los pies frios. Dios aprieta pero no ahoga. Mentira.La vida aprieta pero no ahoga. Vuelves a tener los pies frios. Ya no sientes ni los dedos. No los puedes mover. Pero recuerda que solo aprieta. Puedes estar tranquila. Ahora ya no solo son los pies. Esta subiendo por las piernas. Recuerda, solo ahoga, solo ahoga... Te empiezas a tranquilizar. Recuerda. Recuerda. Ya no sientes tu parte de abajo pero, ¿quien le teme a la vida si solo aprieta y no ahoga?
*En ruinas como Roma, que el amor no cueste nada; un grito en la almohada un silencio tras la coma

1 comentario:

  1. Me encanta esta entrada :)



    huele a día cabreado con el mundo...

    ResponderEliminar